Todo empieza con unos padres lectores, llenos de sueños y con estanterías repletas de historias nuevas y viejas, continua con una mamá embarazada, con tiempo para leerle a la pequeña cosita que crece en su interior, soñando algún día en leerle cuentos que le lleven a otros mundos como cuando ella era pequeña, y finaliza como empieza un buen cuento. “Erase una vez…”, seguido de tus palabras de alegría al terminar cada cuento, “mamá mas, más, mas…” “¿otro cuento?” “no este, este”.

He descubierto que nadie disfruta mas de un buen cuento que un niño, mientras a nosotros nos cuesta mucho leernos varias veces un libro a ellos les encanta repetirlos y repetirlos, y siempre con la misma emoción. La primera vez que me puse a buscar un libro para Caleb, mi pequeño guerrero, solo pensé en un libro que enriqueciera su vocabulario con imágenes de verdad para ir enriqueciendo su vocabulario, los típicos de las palabras, y mi asombro fue que le entusiasmó, pasar las paginas de cartón una y otra vez, eso fue cuando tenia apenas 8 meses, poco después le regalaron uno cuento que dos años después le sigue entusiasmando, y que ahora me cuenta él de principio a fin, el sencillo, lo podéis encontrar aquí

El cuento es de Satoshi Kitamura, y su argumento es sencillo como ninguno, Pato sale de paseo y por culpa del tiempo acaba un poco sucio. Es un cuento sencillo sin demasiadas pretensiones, he leído opiniones por ahí que hablan de que no tiene imágenes demasiado vistosas, supongo que su encanto reside en como cuentas el cuento, está lleno de onomatopeyas que son la delicia de los peques y lo puedes adornar un poco haciendo el viento con la boca, o “plof, plof” con el barro, esto hace que sea fácil de recordar para ellos. Puede que no sea un best seller, pero es una buena forma de empezar sobretodo porque les da la oportunidad a los pequeñitos de memorizarlo y contarlo después, ya os digo después de dos años con nosotros, Caleb sigue sacándolo partido. Es un cuento que puede contarse desde los primeros meses de vida hasta los 3 años diría yo, para niños mas mayores no lo recomendaría porque si puede resultar aburrido. 
Bueno este fue nuestro comienzo y ¿el vuestro?