Siempre he tenido claro que quería meter al Canijo al cole a los 6 años y no antes. Sin embargo lleva meses pidiéndomelo.  Le explico que cuando sea mayor podrá ir, que mamá aun quiere pasar tiempo con él. Él aunque lo entiende, me suele preguntar de vez cuando si ya es mayor para poder ir al cole con sus amigos y a mi se me parte el corazón. Así que este marzo echaremos la solicitud y creo que en este sentido este cuento: Un leon dentro nos va ayudar mucho a los dos.  Lo encontramos
hace unas semanas visitando una librería de aquí, Bibliopola,  y efectivamente hace honor a su nombre,tiene un león dentro, literariamente hablando. Muchas veces vamos con el libro pensado de casa, pero ese día no y la verdad es que me alegro. Por que me he llevado una grata sorpresa. De hecho no solo me lo pide el Canijo para leer, si no que a veces se lo pido yo, por que a decir verdad me encanta cada una de sus frases. Ya que me infunde valor y creo que a él también.
Un león dentro, nos habla de como ser pequeño no deja de ser un adjetivo físico que no determina tu valor. Como alguien pequeño puede encontrar su voz y ser el león que lleva dentro. Un libro redondo que nos habla de la valentía ya que la estatura no es un obstáculo para el protagonista, la amistad por que no habla de ser mas grande por la fuerza si no por lo que le puedes aportar a otros, la superación por que nos relata que aunque hay cosas que nos parecen difíciles, hay que echar a andar  y los prejuicios ya que no todo lo que parece grande da miedo, ni lo que parece pequeño es insignificante, Sino que valemos por lo que somos y que todos podemos tener un ratón y un león dentro.
Las ilustraciones del cuento le dan esa nota humorística a todos estos temas tan profundos, y hacen que te metas en el papel a la hora de contarlo ya que le añada un suspense muy divertido.Son ilustraciones de calidad llenas de color y mucho sentido. Cada personaje es ilustrado con mucha simpatía y calidad.
                                     
                                      
                                   

Y la parte que a mi me ha enamorado por completo,son las rimas por las que se va contando el cuento. Para mi es una delicia leerlo como adulta, con palabras y frases certeras que hablan perfectamente de lo que se siente inspirandonos e infundiendonos valor. Creo que se transmite perfectamente todo lo que se propone y que además llega al lector. Es un libro que no trata a los canijos como si no entendiesen el mundo de los adultos, si no que los trata con el respeto que se merecen. Libros así creo que son los que ayudan a que el día de mañana haya niños que sepan leer, en el sentido amplio de la palabra, siendo criticos y buscando lo que realmente les identifique.
Está claro que yo me he sentido identificada claramente con este cuento, por que yo también he sido pequeña (bueno y para muchas cosas lo sigo siendo) y tenido que ir buscando mi voz, mi león. Y quiero que si mi Canijo este año que viene si acaba yendo al colegio, o se encuentra en cualquier situación que lo requiera, sepa encontrar su leon,. No por imposición o fuerza, que es como ahora mismo se consiguen  muchas ocasiones en el mundo de los adultos. Este es mi granito de arena, un canijo que algún día será mayor y que busque su grandeza en su corazón y no en su apariencia.