Los libros y los juegos de mesa son en nuestra casa el mejor plan que puede haber, tanto para una tarde de lluvia como para un día soleado con amigos. Por eso El gran libro de los juegos de mesa,es la combianación perfecta.

En el libro hay un total de 8 juegos clásicos ambientados en 8 cuentos populares.

  1. El libro de la selva: El juego de la oca
  2. Hansel y Gretel: tres en raya
  3. Alicia en el país de las Maravillas: Serpientes y escaleras
  4. Peter Pan: Parchís
  5. Mago de Oz: Encrucijada
  6. El flautista de Hamelin: El jugo del Molino
  7. Pinocho: Relojes
  8. Aladdin:Pong Hau ki

La mayoría como veis son juegos conocidos, bueno puede que todos, yo personalmente no conocía ni el Juego del Molino ni Pong Hau Ki. Con estos dos últimos nos hemos picado mi hijo y yo.

Los juegos están muy bien explicados y son perfectos para la edad para la que están recomendada que son 5 años, aunque el Canijo tiene 4 y lo ha pillado a la primera. La prueba del algodón es que hemos terminado todas las partidas y las hemos repetido varias veces. Y a mi me ha pasado que no he tenido que dejarle ganar como hago a veces de malamadre, para que no se frustre.Pero esta vez como no sabía muy bien por donde ir, iba a jugar como el que juega con un igual y como os digo nos hemos picado, a veces ganaba yo y otras él.

Apariencia y jugabilidad

Los diferentes tableros son geniales y sobre todo claros, para ñiños de 4 años. Otro punto a favor es que el libro viene con todo, incluso con el dado, un dado especial que se monta. Así que si te tienes que ir a casa de un amigo a jugar solo necesitas el libro. La diversión y el entretenimiento están asegurados.

En definitiva me parece un libro juego completísimo, ya que te puedes tirar toda la tarde jugando sin parar si necesidad de nada más. Me parece una maravilla que un libro te pueda dar tantísimo entretenimiento junto. La verdad es que solo tengo cosas positivas que decir de él, y es que ha sido perfecto para días en los que salir a la calle ha sido casi imposible y el libro me ha salvado bastante de las horas de aburrimiento en casa, no solo del aburimiento del Canijo si no de mi propio aburrimiento.