Anuncios

¿Os imagináis un mundo en el que los humanos nos pudiésemos comunicar con los animales? Pues El zoohablador: La invención que cambió el mundo de Sergio Olivotti. Trata ni mas ni menos que de un invento que lo hace posible y de como la historia de la humanidad cambia para siempre.

Un libro en tono de humor que nos habla como si fuera una historia real, nos da datos y nos embelesa con palabrería.A tal punto que parece que pudiese ser real que todo eso pudiese ocurrir. Nos hace ver a los animales como seres iguales a nosotros. Fantasea con la idea de poder realmente saber lo que los animales pueden decirnos, incluso lo que seguro nos digan sin realmente tener que utilizar el invento. Piensas, «es que es verad seguro que en la realidad los perros hablan de esas cosa y los gatos seguro que ponen la cola de esa manera para decirnos algo».

Las ilustraciones, están hechas por el mismo autor. y tiene todo el sentido. Porque es como si realmente existiese la máquina y él hubiese visto todo el proceso, nos va ilustrando poco a poco, con dibujos sobretodo divertidos que nos arrancan una sonrisa. No solo eso si no que además tiene una canción al final que puedes escuchar en youtube El baile de la Serpiente.

Para quien es este libro

El zoohablador: La invención que cambió el mundo, es un libro juvenil en principio. Pero creo que es perfecto para todos aquellos que estén empezando a leer. Nuestro canijo aún no sabe leer, así que le hemos ido leyendo un capitulín cada día y ha estado encantado. Pero pienso que si pudiese disfrutar el mismo del libro, le encantararía.

El libro tiene una longitud adecuada para alguien que empieza a leer, además las imágenes amenizan y ayudan a entender el imaginario del autor.

Que nos ha parecido

Nos ha gustado mucho , que la narrativa sea diferente y se nos hable como si de una crónica realista se tratase. Además entra en esa fantasía que seguro hemos tenido todos algunos alguna vez, que es la de hablar con los animales. El final del libro tampoco nos deja indiferentes, porque aunque nos maravilla con la idea de la posibilidad de poder hablar con los animales, también nos da una idea de porque puede ser que sea mejor que eso no sea posible.

Este libro es nuestro primer libro juvenil, que no entra tanto dentro del término cuento. Pero sin duda nos hace amar la lectura, en la fase en la que los peques empiezan a leer por su cuenta.