Consejos para que les encanten los cuentos.

En casa somos unos apasionados de los libros. A nuestro hijo mayor le encantan los cuentos y libros que encuentra. Por eso os queremos contar nuestra experiencia y unos consejos para que les encanten los cuentos.

Nuestros primeros pasos

El primer libro que el Canijo cogió era uno palabras, yo como no tenia ni idea les pedí consejo a mis amigas las profes. Me recomendaron que fuese con imágenes reales. Para entonces el Canijo aún no hablaba, tenía menos de un año, por lo que el libro tenia que ser de cartón duro. Ya que aún la delicadeza no era parte de su repertorio.

Mi sorpresa fue que le encantaba, le daba mil vueltas, pasaba las páginas como podía,  a veces se le pegaban unas con otras. Creo que ese fue su primer entrenamiento con los libros. Fue un descubrimiento para él, no era un juguete, no era un móvil, no era una tele, no era un peluche… La verdad es que fue divertido verle por primera vez menear un libro de esa manera y con ese entusiasmo.

Todo sobre mi

Consejos para que les encanten los cuentos. 1

 

Poco después me entró la curiosidad por los cuentos, y entonces llegó a mis manos el cuento de Pato está sucio. Del que os hablé en otro post. Como os dije sencillo y con onomatopeyas, también de cartón duro. Ahí empecé a ver como se le iluminaba la cara con cada sonido, con cada cara que le hacía. Al terminar me lo volvía a dar para que volviese a empezar. Después el lo cogía e intentaba hacer los mismos sonidos y gestos que yo, eso fue la chispa de lo que se avecinaba. Y no solo por su entusiasmo sino que yo me emocioné tanto que me dio por buscar más cuentos que le pudiesen gustar.

Nuestros consejos para que amen los cuentos.

Tenía dos cosas que sabia sobre los cuentos, tenían que ser resistentes, por lo menos por ahora, y yo debía vivir el cuento y hacer los sonidos todo lo realistas que pudiese. De ahí empecé a aprender nuevas técnicas de cuentista. No soy una cuenta-cuentos profesional, pero he sacado en claro siguientes consejos para que amen los cuentos y libros infantiles.

  1. Conocer el cuento: Con leerlo un par de veces basta para conocer la entonación, los sonidos, las palabras graciosas.Saber cuando hay que hacer una pausa larga, cuando tenemos que sorprendernos o no.
  2.  Vivir el cuento: Si leemos el cuento con pereza, los canijos que son muy listos lo notaran y o se aburrirán también o perderán el interés. ¿Porque van a tener interés si nosotros no lo tenemos?
  3.  Buen ritmo de lectura: Hace poco vi como una amiga le leía un cuento a un niño. Se paraba en cada página, cómo esperando a que lo procesara, el canijo se fue antes de que terminara.  Para no equivocarme con el ritmo, muchas veces dejo que el canijo sea quien lo marque, que pase el las páginas. Al principio solo le dejaba que lo hiciera con los cuentos de cartón, poco a poco le he ido dejando que pase los de páginas de papel y ahora estamos trabajando con los pop-up, poco a poco.
  4. Un lugar cómodo: Nosotros aún no tenemos un rincón de lectura, estamos en proceso de construcción de la habitación (aun siendo conscientes de que por ahora sólo sera la habitación de juegos, el ropero y la biblioteca infantil). Por ahora nos vale el sofá y la cama, con una buena luz.
  5. Sin distracciones: De ningún tipo, sin televisión ni teléfono móvil y eso lo digo sobretodo por los papis o mamis, creo que es importante que mostremos toda nuestra atención en el momento del cuento, ellos son conscientes si el tiempo es de calidad o no.
  6. Poner los cuentos a su alcance: Puede que no todos pero si unos cuantos, y si no tienes mucho espacio ir rotándolos, nosotros tenemos una estantería de cuadros para que los cuentos estén mostrando la portada, pero como teníamos poco espacio, le añadimos un cajón de ruedas.  La idea es que el Canijo coja los cuentos de la estantería y al terminar  los deje en el cajón, y yo hago que vayan rotando  para que no estén siempre los mismos en la estantería.
  7.  Dejar que lo manipulen: Hay cuentos más manipulables que otros dependiendo la edad: Hay que ir dando pasos para que ellos mismos sean conscientes de como se han de utilizar y la delicadeza con la que han que tratarlos. Los de cartón no tienen problema, los de papel  pueden ser primero bajo supervisión  y poco a poco ir dejando que ellos mismos los ojeen. Puede que alguno sufra algún accidente, pero no hay nada que un poco de cinta adhesiva no arregle.
  8. Permitir que ellos te lo cuenten: Llega un momento en el que ellos mismos quieren ser los contadores de cuentos. Creo que esta es la parte más divertida, y nos deja ver que es lo que más les gusta del cuento.
  9. Reinventarse: A veces los cuentos tienen múltiples posibilidades, señalar los colores, los detalles, contar sólo un trozo, inventarse una canción, crear una historia alternativa o añadirle algo que se te ocurra.
  10.  Ver como otros lo cuentan: Algo que me ayuda a mi a contar los cuentos, es ver como lo cuentan los cuentacuentos, tanto los que veo en persona como los que veo por youtube. Aquí teneis algunos ejemplos que a mi me han gustado.

Espero que todo esto os ayude y acabéis igual de enganchados que nosotros, o puede que ya lo estés y uséis otros métodos diferentes. Aunque estoy segura que todos los métodos con cariño y respeto son efectivos con los canijos.

 

¿Y vosotros como lo contáis?

Sobre nosotros y nuestro mundo de cuentos.

Empieza nuestra andadura en el mundo de los cuentos y los libros infantiles. Os queremos contar un poco sobre nosotros y nuestro mundo de cuentos.

Mi nombre es Lidia, estoy licenciada en Ciencias Políticas, pero actualmente no ejerco ninguna función relacionada con la carrera. Sin embargo sigo haciendo aquello que me gusta más, que es escirbir sobre aquello que me rodea. Vivo  en Cádiz con mi marido Josué, que es a quien le agradezco la construcción de este blog. Y mis dos hijos (estoy actualizando la entrada, cuando empecé sólo tenía un hijo). Caleb y Miriam, que son los que me inspiran para elegir los libros y juegos que encontraréis en el blog. Si necesitáis una vista rápida os dejo el enlace a la página de inicio donde os guío a través de este sitio, que espero que os inspire y ayude.

Icono canijos cuentistas

Todo empieza con unos padres lectores, llenos de sueños y con estanterías repletas de historias nuevas y viejas. Continua con una mamá embarazada, con tiempo para leerle a la pequeña cosita que crece en su interior. Soñando algún día en leerle cuentos que le lleven a otros mundos como cuando ella era pequeña, y finaliza como empieza un buen cuento. «Erase una vez…», seguido de tus palabras de alegría al terminar cada cuento, «mamá mas, más, mas…» «¿otro cuento?» «no este, este».

He descubierto que nadie disfruta mas de un buen cuento que un niño. Mientras a nosotros nos cuesta mucho leernos varias veces un libro a ellos les encanta repetirlos y repetirlos, y siempre con la misma emoción. La primera vez que me puse a buscar un libro para Caleb, mi pequeño guerrero, solo pensé en un libro que enriqueciera su vocabulario con imágenes de verdad para ir enriqueciendo su vocabulario.Los típicos de las palabras, y mi asombro fue que le entusiasmó, pasar las paginas de cartón una y otra vez, eso fue cuando tenia apenas 8 meses. Poco después le regalaron un cuento que dos años después le sigue entusiasmando, y que ahora me cuenta él de principio a fin, el sencillo Pato esta Sucio de Satoshi Kitamura, lo podéis encontrar aquí

Consejos para que les encanten los cuentos. 2

Nuestro primer cuento

El cuento es de Satoshi Kitamura, y su argumento es sencillo como ninguno, Pato sale de paseo y por culpa del tiempo acaba un poco sucio. Es un cuento sencillo sin demasiadas pretensiones. He leído opiniones por ahí que hablan de que no tiene imágenes demasiado vistosas. Supongo que su encanto reside en como cuentas el cuento. Está lleno de onomatopeyas que son la delicia de los peques y lo puedes adornar un poco haciendo el viento con la boca, o «plof, plof» con el barro, esto hace que sea fácil de recordar para ellos. Puede que no sea un best seller, pero es una buena forma de empezar, sobretodo porque les da la oportunidad a los pequeñitos de memorizarlo y contarlo después, ya os digo después de dos años con nosotros, Caleb sigue sacándole partido. Es un cuento que puede contarse desde los primeros meses de vida hasta los 3 años diría yo, para niños mas mayores no lo recomendaría porque si puede resultar aburrido.
Bueno este fué nuestro comienzo y el vuestro?

Subscribe

* indicates required

Please select all the ways you would like to hear from Canijos Cuentistas:

You can unsubscribe at any time by clicking the link in the footer of our emails. For information about our privacy practices, please visit our website.

We use Mailchimp as our marketing platform. By clicking below to subscribe, you acknowledge that your information will be transferred to Mailchimp for processing. Learn more about Mailchimp's privacy practices here.